miércoles, 28 de marzo de 2012

Capítulo 2: Volviendo en verano con mi padre


Era mi último verano con mi padre.

Él después de esto 3 meses de vacaciones tendría que ponerse al día con otro grupo que representar.
Yo ya empecé a tener mi propia banda de música, con los chicos de mi instituto.

Celebraría mi cumpleaños con mi familia de New York.
Ya no hacia falta que mi madre me acompañara al aeropuerto así que me cogí un taxi a las 13:45 de la tarde.
Mi padre me esperaba en la puerta del aeropuerto.

-Hola papá – dije adormilada porque me levante temprano para poder dejarme todas mis cosas arregladas.
-Hola preciosa, ¿lista para viajar? – dijo dándome un beso en la mejilla
-Sí, tengo muchas ganas de volver a ver a los primos.
-Bueno vamos que si no llegamos tarde – dijo mi padre cogiendo mí tres maletas.


Salimos de España a las 17:44 de la tarde y llegamos a New York a las 11:44 de la mañana.
Cuando llegamos, toda mi familia estaba en casa de mi padre porque haríamos una comida familiar y luego la fiesta de cumpleaños.

-Hola a todos, ¿cómo estáis? – pregunté con una sonrisa.
-Bien cielo – dijo mi abuela- ¿qué tal el viaje?
-Bien, muy tranquilo como siempre – dije riéndome y quitándome la guitarra del hombro. - ¿todo bien por aquí? ¿Dónde están Xavier y Amanda? – pregunté
-En tu habitación que te estaban colocando las cosas para cuando vinieras te lo encontraras todo echo- dijo mi padre subiendo mis maletas.

Cuando subí allí estaban los dos nerviosos por verme.

-¡Prima! – dijo Xavier.
-Hola rubiales, ¿qué tal estás? – le pregunté
-Bien, la verdad es que te hemos echado mucho de menos hace bastante que no nos vemos.
-Ya lo sé cielo – dije dándole un beso en la mejilla y abrazándole-hola Amanda – dije dándola un abrazo y varios besos en la mejilla
-Hola prima, ¿qué tal estás? – me preguntó
-Bien, ¿y tú? ¿Alguna novedad con ese chico que conociste?
-No, no he vuelto a hablar con él desde que te fuiste.
-Bueno, ya conoceremos a más que me tenéis aquí todo el verano.
-Eso está bastante bien – dijo Xavier riéndose y bajando con mi padre al salón.

Amanda y yo nos quedamos solas en la habitación y yo saqué mi guitarra. Es una Epiphone Les Paul dorada.

-Te has traído a tu niña por lo que veo – dijo mi prima - ¿Qué tal llevas eso de dar conciertos? – me preguntó riéndose.
-Bien, aunque solo he tocado con mi grupo allí en España, pero tengo una idea e visto que aquí te dan la oportunidad de cantar y tocar en el programa de televisión Hollywood Busca Una Estrella.
-¿Te vas a presentar a ese concurso? – me preguntó mi prima atónita por lo que la había dicho.
-Sí, ¿por qué?
-¿Lo sabe tu padre?
-No, todavía no se lo he dicho y la audición es pasado mañana así que después de comernos la tarta me gustaría decírselo.
-Bueno mientras se lo cuentes y no que se lo digas de sorpresa un día antes de la audición, está bien, espero que tengas mucha suerte, por cierto, ¿qué vas a cantar o a tocar?
-Me llevaré mi guitarra por si acaso y voy a cantar una de White Snake, ya sabes que es mi grupo favorito desde pequeña.
-Sí, ya lo sé tu padre te lo ponía todos los días a todo volumen y tú la cantabas pero bueno dime, ¿Cuál de ellas?
-Cantare Is This love, es mi balada preferida.
-Espero que tengas mucha suerte, porque tienes una voz alucinante.
-Gracias prima – dije abrazándola y bajando al salón con mi guitarra para tocarles unas canciones a mi familia.

Comimos entre risas porque mi tío John no paraba de contar chistes.
A la hora de la tarta, mi padre y yo preparamos café y los platos para poder servirla.
Cuando todos tenían su café y su trozo de tarta levante mi baso y di con la cuchara para que todos me prestaran atención.

-Escucharme todos por favor – dije – He de deciros algo que no sabe ni mi padre y que para mi es muy importante, así que prestarme atención – dije con las mejillas coloradas de la vergüenza- Papá sé que te lo tendría que haber dicho antes, pero ya sabes que mi sueño es cantar y tocar la guitarra, para eso me la compraste.
-Sí, adelante sigue – dijo mi padre con una sonrisa.
-Hay un concurso de la televisión al cual quiero asistir  a la audición, por muy duro que sea, ¿Os acordáis del programa Hollywood Busca Una Estrella?, Pues es ese el programa al que me voy a presentar si mi padre me deja, así que papá, qué dices, ¿Me dejas presentarme para hacer el casting? – Pregunté delante de toda mi familia.
-¿A ti te gustaría participar? – me preguntó él
-Sí, me encantaría poder  asistir  a las pruebas.
-Pues adelante, te dejo ir – dijo mi padre y yo le abracé.
Mi familia aplaudió y todos me dijeron que tenía mucho valor al presentarme a esas pruebas.
 Después cenamos todos juntos y cada uno se fue a su casa.
Yo me quedé recogiendo las cosas con mi padre y él mientras me preguntaba.

-¿Cuándo es la audición Luz?
-Pasado mañana, tengo que estar allí a las 8:00 para no llegar tarde.
-¿Te hace mucha ilusión ser cantante?
-Sí, bastante, ya sabes que es mi sueño poder subirme a un escenario y cantar canciones al mundo entero.
-Espero que tengas mucha suerte preciosa y que te cojan porque tu si tienes mucho talento.
-Gracias papá – dije y le abracé
Cuando hubimos acabado de recoger las cosas y fregar todo nos acostamos.
Yo me levante a las 7:00 para poder ensayar la canción.
Mi padre se levantó conmigo, porque él quería escucharme.

-Haber como te sale la canción cielo – me dijo y se sentó en mi cama.
Yo enchufé el amplificador y el micrófono que me compró mi padre cuando tenía 7 años.
-¿Listo? – le dije
-Cuando quieras – me dijo con una sonrisa.
Yo empecé a tocar las primeras notas de la canción con la guitarra y después me puse a cantar.

- I should have known better, than to let you go alone, its times like these, I can't make it on my own, wasted days, and sleepless nights an’ I can't wait to see you again.
La estuve cantando hasta que terminó la canción.
Mi padre se emocionó.
-¿Qué te pasa papá? –le pregunté.
-Nada hija, que me acuerdo que yo esa canción se la dediqué a tu madre.
-¿Enserio? – Pregunté
-Sí, me acuerdo de que le encantaba cuando yo cogía a mi guitarra y se la cantaba mientras tocaba, algunas veces cambiaba la letra y me inventaba una canción en español.
-Eso es amor papá, espero que lo arregléis algún día, porque me gustaría que fuéramos otra vez una familia unida.
-Cariño las cosas no son tan fáciles además no digas tonterías siempre hemos sido una familia unida y lo seguimos siendo, pero la verdad es que no me atrevo a decirle nada a Susan.
-Cuando llegue el momento- Le dije a mi padre con una sonrisa y le abracé

Los dos nos quedamos en silencio.
Mi padre se bajó al salón y yo me bajé con él.
Hicimos la casa entera ordenando cada rincón, para después irnos a comer a un restaurante y de postre tarta de arándanos.
Cenamos unos perritos calientes en casa y después nos acostamos porque estábamos reventados de andar todo el día  por New York y viendo algunas tiendas de ropa, en las cuales entramos y me compré varias cosas para ponerme para la audición de mañana.
Ya era 22 de junio el día especial para mí, porque tenía las pruebas.
Me puse una camiseta blanca de tirantes con el nombre en negro de White Snake con picos a los lados, debajo de la camiseta llevaba la parte de arriba de un biquini de cuero negro ya que hacía calor, un guante negro de cuero con los dedos cortados  y con pequeñas pirámides en los nudillos, mis mayas de cuero rojo, con mis botas militares, me alise el pelo ya que el día anterior me lo teñí de negro y me dieron algunas mechas en rojo y como me lo alisé  lo llevaba por  la cintura, me puse mi muñequera de pinchos en la mano derecha ya que el guante lo llevaba en la izquierda, me di un poco de sombra negra en los ojos, un poco de rímel transparente y un tono rojizo en los labios, me hice la raya en negro por dentro del ojo y por último mis gafas de sol negras de pera.
Cogí el estuche con mi guitarra ya que el amplificador lo tenían ellos. Ya estaba totalmente preparada y nerviosa, empecé a llamar a mi padre.

-Vamos papá o llegaremos tarde – dije nerviosa.
-Ya voy tesoro tranquilizate, ¿te llevas la guitarra?
-Sí, aquí la tengo.

Yo fui de rockera porque así era mi estilo.
Llegamos al estudio donde se hacían las pruebas para el casting.
Y yo me presenté.

-Hi! My name is Luz and come to sing a special song to me.
-Pleased to meet you, Luz delights with your song – dijo una chica y yo empecé a tocar con la guitarra.
Les encantó como canté y como toqué.
Salí de la sala para que ellos pudieran decidir si me cogían o me echaban.

-Papá estoy nerviosa, ¿tu crees que lo he hecho bien?
-Lo has hecho muy bien cielo enserio – dijo él dándome un beso en la cabeza y me tranquilizo un poco.

Ellos me llamaron y me hicieron pasar otra vez a la sala.

-Luz, we have taken a decision, these ready to know the answer?
-Yes – respondí
-The answer is that you are admitted and you will see the day June 30 at 9:00 am to start recording the program
-Thanks, do not repent –dije y salí corriendo a abrazar a mi padre.
-¿Te han cogido? – me preguntó llorando nervioso.
-Sí – dije gritando y abrazándome a él.
Llamamos a toda mi familia y me felicitaron. Me dieron la enhorabuena.
Nos fuimos a mi casa totalmente emocionados cogí el móvil y llamé a mi madre.
-¿Diga? – preguntó sorprendida
-Mamá, soy Luz, ¿cómo estás?
-Bien hija, ¿y tú cómo estás?
-Muy bien, tengo que decirte algo mamá
-Adelante cariño, te escucho.
-Me he presentado al casting del concurso de Hollywood busca una estrella y me han cogido.- Mi madre se quedó en silencio un minuto - ¿Mamá sigues ahí?
-Sí, ¿cariño estás segura de seguir adelante con lo del programa?
-Sí, es mi sueño
-Pues entonces enhorabuena preciosa, espero que tengas mucha suerte cuando comiences el programa, ¿está tu padre por ahí?
-Sí, ¿Quieres hablar con él? – Pregunté sorprendida
-Sí, van a ser unos instantes
-De acuerdo ahora mismo le llamo – dije y llamé a mi padre. – Papá, mamá quiere decirte algo antes de colgar – le di el móvil.

Mi padre se puso y empezaron ha hablar. Él se fue a la cocina para hablar a solas.

-Hola Susan, ¿Qué tal estás? – preguntó
-Ahora mismo no sé como sentirme, de verdad Rubén.
-¿Qué pasa?
-Nuestra hija se ha apuntado a un concurso, el cual es muy difícil que te cojan a la segunda audición Rubén y sí, ella es buena tocando y cantando, pero sabes que la van a hacer comentarios muy bruscos los cuales no quiero que oiga y no quiero que la pase lo mismo que me pasó a mi hace unos años, que me tiraron por comentarios dañinos hacia mi persona.
-Susan escúchame, Luz tiene mucho talento, no creo que la tiren, ¿Tú crees que si yo pensara que mi hija no vale para el mundo de la música la hubiera dejado presentarse a ese concurso el cual ya sé que es muy difícil?
-No, pero espero que no la hagan daño, ¿puedo pasar unos días con vosotros en New York? Es solo hasta que se acabe el programa.
-Claro, ¿Cuándo vendrás? – preguntó curioso
-Mañana por la mañana estoy allí, no se lo digas a luz, ¿vale Rubén?
-De acuerdo, pues hasta mañana entonces – dijo y colgó.

Mi padre se acercó a mí y me abrazó.

-¿Nerviosa? –Me preguntó con una sonrisa
-Bastante, todavía no me creo que haya pasado la prueba papá, esto es muy importante para mi y no quiero que me echen, porque mi sueño es ser una de las cantantes privilegiadas de mi país.
-Cariño, lo harás genial creeme, tienes muchísimo talento guardado además, tocas la guitarra que es una maravilla y estoy muy orgulloso de ti  y de que hayas pasado la prueba.
-Gracias papá – dije y le di un abrazo - ¿Qué te ha dicho mamá?
-Ah… Mamá no me ha dicho nada del otro mundo solo que quiere que cuide de ti mientras estés en el programa ella sabe con que gente te metes cielo.
-Ah… ¿y cómo lo sabe?
-Es una historia muy larga que te contará ella, así que señorita vamos a comer algo que me muerdo de hambre.

Fuimos a celebrar que me habían admitido en el concurso a un restaurante italiano con toda la familia.
Mi padre propuso un brindis.

-Por Luz, porque tenga muchísima suerte con el programa y porque algún día cuando sea famosa nos compre todo lo que queramos –todos se empezaron a reír al igual que yo, mi padre se sentó y todos empezamos a comer. –Cariño después cuando volvamos a casa he de contarte algo que quizá te cambie algunas ideas que puedas llegar a tener sobre el programa, ¿vale?
-De acuerdo papá –le dije algo confusa y seguí comiendo.
Al salir del restaurante toda mi familia se fue de nuevo a su casa y mi padre y yo nos fuimos a la nuestra.
Cuando llegamos mi padre se puso serio.

-Cariño siéntate un segundo a mi lado por favor
-¿Qué pasa papá? Me estás asustando de verdad.
-No hay de que asustarse, te acuerdas que te dije que tu madre te explicaría porque sabe con la gente que te estás metiendo, ¿verdad?
-Sí –respondí  muy confusa
-Susan, se presentó cuando tenía tu edad a ese concurso, había muchos rivales y todos y cada uno de ellos era muy bueno, tu madre supero la primera prueba sin problemas porque tenía una voz encantadora y tocaba muy bien la guitarra, en ese programa te van hacer que compitas con otras personas, como si tuvieras que hacer un duelo tanto de canto como de guitarra, ¿entiendes? Cuando aceptaron a tu madre para que siguiera en el programa, tuvo muchísimos problemas, los demás concursantes al ver qué pasaba a los siguientes niveles sin ninguna dificultad y cada vez con una canción mejor, empezaron a decir que había  tongo y que todos estaban haciendo trampas para que Susan ganara, pero era mentira así que tu madre a pesar de todos los malos comentarios siguió adelante con el programa, pero en la última prueba se dio por vencida, ¿Sabes por qué? – me preguntó mi padre emocionándose
-¿Por qué? – Quise saber.
-Por toda aquella presión que tenía, recibió muchos insultos, muchos comentarios bruscos, se puso tan nerviosa que no supo reaccionar, cuando se subió al escenario se quedó en blanco y se puso a llorar, empezó a decir que no podía seguir con aquello que no quería más cámaras ni más micrófonos en su vida y que menos quería seguir tocando la guitarra, dejó el mundo de la música a causa de todos aquellos comentarios, ahora ella se arrepiente muchísimo porque no se debería de haber dejado vencer por todos aquellos estúpidos comentarios que tan solo se los decían por pura envidia porque sabían que era buena y que lograría ganar el concurso, pero lo abandonó todo, por eso tu madre dice que tenga cuidado contigo por lo del programa porque no quiere que te pase lo que la paso a ella y eso es muy lógico, pero Luz yo se que tienes muchísimo talento y sé que no te darás por vencida por que alguien te venga y te diga que tocas y cantas mal… No hagas caso a esos comentarios nunca, ¿entendido? Lo único que quiero es que cumplas tu sueño para demostrarle a tu madre que tú si puedes seguir adelante y que nunca te darás por vencida por muchos problemas que se te aparezcan.
-Papá enserio, mira no es por decirte nada del otro mundo pero ya estaba nerviosa pero después de esto como decirte… Me has asustado aún más entonces no sé lo que hacer ahora si seguir adelante o retirarme.
-Hija, te lo tenía que contar vas a tener muchísima presión ahí dentro y lo que no quiero es que te vaya mal yo solo te he avisado, pero ahora lo que debes hacer es prepararte buenas canciones estar ensayándolas y ya está sé que podrás con todo –dijo dándome un beso en la frente y abrazándome fuertemente contra él.
-De acuerdo – dije seria - ¿Algo más que deba saber? Te lo pregunto porque no quiero sorpresas en lo que queda de verano –seguía seria
-Bueno pues si no quieres sorpresas ya te digo lo último y es que tu madre estará aquí mañana por la mañana hasta que se acabe el programa, lo que quiere es darte ánimos y buena suerte para que sigas adelante con esto –dijo él con una sonrisa
-Eso me alegra saberlo, me encanta la idea de que mi madre esté aquí apoyándome. –Dije con una sonrisa – Papá me voy a mi cuarto a practicar un poco cuando sea la hora de cenar me avisas por favor.
-De acuerdo preciosa –dijo y se puso a ver la tele.
Yo subí las escaleras deprisa, antes de ponerme a tocar me puse mi pijama de Jack Esqueleto era bastante cómodo y fino y así me sentiría mejor después de un “duro” día.
Empecé a tocar…
Estuve como una hora y media tocando, haciendo solos con la guitarra, practicando el canto de algunas canciones…
Mi padre me llamó para que bajara a cenar.

Cuando terminé de cenar, subí a mi habitación y me acosté estaba rendida y motivada a la vez, porque estaba dentro del programa.

Eran las 11:30 de la mañana cuando llamaban a la puerta de mi casa, mi padre no estaba y yo bajé deprisa a ver quién era.
Cuando abrí la puerta me encontré a mi madre.

-Mamá – dije gritando y la abracé - ¿Qué tal estás?
-Hola hija, estoy bien, ¿puedo pasar? – me preguntó ya que como unas tontas nos quedamos en la entrada.
-Claro que sí, deja que te ayude con tus maletas. – dije y le cogí parte del equipaje para que pudiera pasar.
-¿Todo bien preciosa? – me preguntó emocionada
-Sí, todo muy bien mamá, ¿Qué tal el vuelo? – le pregunté nerviosa me hice la sorprendida ya que mi padre me había dicho que venía
-Muy bien, ¿dónde está tu padre Luz? – me preguntó extrañada
-No lo sé, supongo que estará en la oficina o escribiendo cosas del nuevo grupo que tiene que representar… ¿Por qué? –
-¿Tiene otro grupo que representar? Pensé que se quedaría contigo los dos próximos veranos…
-No, me quedaré solo este y los próximos los pasaré contigo hasta que él termine de representar a su nuevo grupo de niñatos- dije riéndome porque mi madre puso una cara muy rara
-Bueno, tendré que hablar con tu padre sobre eso y sobre otras cosas – dijo con una sonrisa.
-¿Qué le vas a decir? – pregunté curiosa
-No seas cotilla Luz, es un tema de adultos el cual solo tenemos que hablarlo tu padre y yo. – dijo algo seria
-De acuerdo mi sargento, ¿vienes conmigo? He de enseñarte tu cuarto y esas cosas –dije riéndome
-Sí cielo pero antes de eso, ¿Cómo llevas lo del concurso?- preguntó nerviosa
-Bastante bien me estoy preparando algunas canciones y al mismo tiempo compongo yo sola –le dije con una sonrisa
-Eso me gusta, haber enséñame la habitación y la casa –dijo ella con una sonrisa
Subimos a la segunda planta su cuarto estaba al lado del mío, lo bueno del cuarto donde iba a dormir es que tenía baño propio y mi cuarto no. Dejé allí sus maletas y la cogí de la mano y la llevé corriendo a la parte de atrás de la casa.

-Esto es el jardín con piscina, tumbonas, mini bar, toallas y la puedes poner burbujas – dije riéndome
-Está bonita esta parte para relajarse, leer un libro
-Sí bueno –dije cambiando de tema - ¿Quieres ver el resto?
-Claro – dijo riéndose.
Nos metimos dentro y la enseñé la cocina, después el despacho de papá, a continuación el salón, subimos a la planta de arriba, le enseñé el cuarto de papá que era el más grande, después mi cuarto y por último los baños, el pequeño estudio donde practicábamos con la guitarra y con la voz y llegamos al cuarto de ella.
-Es bastante grande la verdad, no la imaginaba así –dijo – Luz, ¿Te puedo hacer una pregunta?-me dijo confusa-¿Sabes por qué tu padre y yo vivimos cada uno en un país diferente? – me preguntó algo triste
-No, nunca me lo habéis querido decir – dije con enfado
-Es hora de que lo sepas – dijo ella
-Pues adelante te escucho – dije cabreada
-Luz, tú tenías 1 año y pocos meses cuando tu padre se hizo guitarrista profesional, tu padre quiso llevarnos con él de gira y yo le dije que no quería saber nada de la música después de lo que me pasó en el concurso de Hollywood Busca Una Estrella, ¿te lo ha contado papá lo que me pasó?
-Sí, me lo contó – dije
-Bueno pues como me pasó eso renuncié a la música,  no quería saber nada de ella, yo a tu padre le amo nunca he parado de hacerlo pero yo no podía irme con él de gira y menos estando tú. Así que le dije que si quería cumplir su sueño que adelante, que yo quería que él lo cumpliera ya que yo no pude, él decía que no se quería separar de mi porque me quería muchísimo y no quería dejarnos solas bajo ningún concepto, entonces le dije estas palabras “Quiero que cumplas tu sueño, quiero que en un futuro nuestra hija diga, ESE ES MI PADRE, quiero que estés toda una vida junto a mí, pero lo que más quiero es que seas feliz con nosotras” Así se lo dije, ¿sabes lo qué me dijo tu padre?
-¿Qué te dijo?                                 
-Me dijo” cuando termine de cumplir mi sueño te prometo que volveré a vuestro lado Susan, gracias por animarme a que siga adelante pero quiero que sepas que me cuesta mucho dejaros solas no será durante mucho tiempo, pero ante todo recuerda que te amo con toda mi alma” Esas palabras no las olvidaré nunca.
-Pero, no lo entiendo mamá, ¿Por qué ahora no estáis juntos? Si estáis todavía casados, no os habéis divorciado… y si me dices que él te ama y tú a él también… ¿Por qué no vivimos como una familia normal, por qué papá no está con nosotras todos los días?
-Por la sencilla razón de que tu padre encontró trabajo aquí en New York y yo no quise saber nada más de la música y me volví a España muy decepcionada, triste y agobiada porque no podía disfrutar de tu padre ya que él tenía mucho trabajo como representarte  y me fui con tu abuela y con el resto de la familia. –dijo ella llorando
-Vale mamá, no llores pero dime la última cosa… ¿Es eso lo que vais a hablar? – pregunté curiosa
-Sí, eso es lo que quiero hablar con tu padre…
-Pues mucha suerte… ¿Quieres tomar algo? ¿Quieres que prepare café y tostadas o ya has desayunado?
-He desayunado pero si me pones un café te lo agradecería –dijo con una sonrisa
-De acuerdo, siéntate ahora mismo vengo con los cafés, antes de nada… ¿Capuchino, normal, cortado o con hielo? –le pregunté
-Cortado mi vida – dijo sentándose en el sillón grande
Preparé mi capuchino y su cortado… mientras se terminaban de hacer cogí una bandeja y puse un plato con pastas variadas y después los cafés.
-Aquí estoy- dije dejando la bandeja encima de la mesa del comedor, le di el café a mi madre
-Gracias cielo –dijo dándome un beso en la mejilla
-No me las des mamá, come pastas que si no me enfado –dije sonriéndola
-De acuerdo –dijo riéndose
-Mamá ahora vengo voy a mi cuarto-dije y salí corriendo al piso de arriba a por mí amplificador y a por mi guitarra y lo bajé todo.
-¿Qué haces con todo eso Luz? –me preguntó mi madre
-Quiero que veas cómo me sale la canción que voy a tocar en el próximo programa.
-De acuerdo, ¿pero por qué no te tomas primero el café y después nos ponemos cómodas y me lo enseñas?
-Sí, pero antes deja que lo coloque todo porque si no tardo mucho.
Mientras nos tomábamos los cafés y nos comíamos las pastas estuvimos hablando de cómo nos organizábamos el verano mi padre y yo.
Mi madre estuvo sería mientras se lo explicaba, pues ella pensaba que mi padre estaba todos los días y a todas horas conmigo… Pero no era así mi padre tenía asuntos que hacer y yo me quedaba algunas veces en casa… Pero así pasaba desde que era pequeña que algunas veces o me quedaba con mi abuela que es como mi segunda madre o me quedaba con mis tíos y primos.

-Bueno haber que canción vas a tocar, enséñame lo que sabes hacer con esa preciosidad de guitarra que tienes. –dijo mi madre sonriendo de oreja a oreja.
Empecé a tocar Wanted dead or alive de Bon Jovi
-Haber que te parece…-dije y me puse el ritmo cogí la guitarra y empecé a tocar…
La toqué y la canté igual que hace John, cuando termine mi madre se levantó y me aplaudió.
-Te ha salido perfecta mi niña, ¿Cuánto llevas tocando 1 o 2 años no?- me preguntó curiosa
-No mamá, llevo tocando desde que tengo diez años llevo 5 años tocando la guitarra.
-¿Y quién te ha enseñado a tocarla? – me preguntó sabiendo la respuesta
-Papá –dije riéndome- ¿quién si no?
-Cariño, ¿me dejas la guitarra un segundo? – me preguntó curiosa
-Claro, toma –dije y se la di.
-¿Papá también te ha comprado esta guitarra? – me preguntó con una sonrisa
-Sí, me dijo que era bastante buena y es la que utilizaba él en casi todos sus conciertos, yo quería una Ibanez pero me dijo que no fuera tonta y que me comprara la Les Paul.
-Pues lleva bastante razón, me alegro de que le hicieras caso. – se colgó la guitarra y empezó a tocar algunas cuerdas.
-¿Te acuerdas de cómo tocar una guitarra o te enseño? – la pregunté riéndome
-Que graciosa, ¿está todavía enchufado el amplificador?-me preguntó con una sonrisa
-Sí, claro – dije riéndome
-Atenta – me dijo con una sonrisa – esta se la dedico a tu padre…- me dijo riéndose.
Yo había oído la puerta abrirse pero no hice caso sabía que era mi padre, porque Mijaíl ya casi no se pasaba por aquí. Mi padre se acercó poco a poco hasta poder oír las palabras que dijo cuando le dedicó la canción.
-¿Sabes que canción le voy a dedicar? – me dijo nerviosa antes de ponerse a tocar
-No, ¿Cuál? –pregunté intrigada
-I remember you de Skid Row – dijo riéndose – siempre le gusto mucho como la tocaba
-Me encanta esa canción- dije riéndome porque mi madre no sabía que mi padre estaba a un par de metros de ella y que la estaba escuchando.
-Haber si me acuerdo – dijo riéndose
Ella empezó a tocar y de pronto se puso a cantar y me miró sonriéndose
Ella cerró los ojos mientras decía I remember you.
Cuando terminó de cantarla y de tocarla abrió los ojos.

-Dios mío Susan, no sabía que siguieras tan en forma sigues sabiendo tocar la guitarra y sabes cómo volver a conquistarme con esa canción – dijo mi padre con una voz grave detrás del sillón
Mi madre se sorprendió.
Yo me empecé a reír porque mi madre se puso muy nerviosa cuando vio a mi padre, con su melenita rubia por los hombros, con una camiseta de manga corta negra con letras en morado que ponía White Snake con unos pantalones vaqueros clarito y con sus converse All Star negras.
-Hola Rubén –dijo con una sonrisa – Tan solo le estaba enseñando a Luz que su madre también pudo ser una estrella aunque se retirara en el último momento. –se puso un poco seria
-Mamá me ha encantado como has tocado, jamás pensé que tocaras tan bien –le dije con una sonrisa
-Tu madre, se sabe esa canción y más –dijo mi padre riéndose –Lo que pasa es que no la da la gana volver al mundo de la música después de todo lo que pasó, pero ya te digo Luz que si tu madre volviera ahora mismo estaría de gira y por cierto gracias por volver a dedicarme esa preciosa canción – dijo mirándola y según la miraba le cambiaron los ojos de color, de claros que los tenía se le pusieron casi negros. Tenía una mirada pícara así que decidí irme para que pudieran hablar a gusto.
-Buenos días papá – dije dándole un beso en la mejilla
-Buenos días preciosa – dijo él pasando una mano por mi cintura y me dio otro beso a mí en la mejilla- ¿Has dormido bien, ya has desayunado?
-Sí, el caso es que voy a recoger esto, me voy a vestir y voy a arreglar la habitación, ¿no te importa recoger lo del desayuno de mamá y mío?- le pregunté con una sonrisa
-No para nada, no tardes mucho que la comida estará preparada en un periquete – dijo y me revolvió todo el pelo
-Papá- dije quejándome y riéndome al mismo tiempo – ahora bajo- dije cogiendo todas mis cosas y subiendo a mí cuarto.

Mientras en el salón mis padres se quedaron hablando de sus cosas.

-¿Qué tal el vuelo Susan? – le preguntó mi padre
-Bien, muy tranquilo la verdad, aunque ya sabes que no me gusta mucho volar – dijo ella sonriéndole
-¿Te ha enseñado Luz la casa mientras yo no estaba? – dijo sonriéndola
-Sí, bastante bonita la verdad.-dijo ella riéndose
-Venga y aparte de todo esto, necesito decirte unas cuantas cosas – dijo él
-No me digas nada aún, mejor hablemos cuando llegue la hora de cenar por favor, Luz se acostará y estaremos los dos más tranquilos. – dijo ella con una sonrisa
-De acuerdo, llevas razón estaremos más tranquilos – dijo y le dio un beso en la mejilla – Bienvenida a nuestra humilde morada.
-Gracias – dijo y se sonrojó.

Yo me hice mi cuarto entero y ordené todo
Eran las 13:30 de la tarde cuando mi padre me llama

-Luz – gritó él.
-¿Qué quieres papá? –pregunté
-Baja y ayúdame a poner la mesa por favor hija
-De acuerdo ahora mismo bajo  - dije puse los peluches encima de mi cama adornándola un poco y bajé corriendo las escaleras.-ya me tienes aquí papá, ¿vamos a comer aquí o afuera en el jardín?
-No, hoy comeremos dentro porque si no las moscas nos darán la comida-dijo riéndose
-¿Dónde está mamá? –pregunté confusa por no verla con él
-Está en dándose un baño porque dice que se ha levantado bastante temprano para dejarse todo ordenado
-Ah…-dije sin ganas - ¿Qué hay de comer? –pregunté curiosa y cambiando de tema
-De primero espaguetis a la carbonara, de segundo pollo frito y patatas y de postre tarta de manzana o si no de arándanos.
-Que bien suena todo, voy poniendo la mesa.-dije cogiendo los cubiertos y los platos después de colocarlos le pregunté a mi padre…-¿Vais a beber vino, coca-cola o Seven Up?
-Para tu madre y para mí nos sacas un reserva de 1996 y tú sácate lo que quieras.-dijo riéndose y después mirándome con una mirada pícara. - ¿Sabes una cosa Luz? – me preguntó acercándose a mí.
-Dime papá –dije sonriéndole.
-Te estás convirtiendo en una adolescente bastante bonita – dijo riéndose porque me vio que me ponía roja-¿Qué te pasa?
-Nada papá, que lo que tu digas es sagrado – dije riéndome- no digas tonterías
-No son tonterías voy enserio, espero que algún día encuentres a tu alma gemela como lo hice yo.
-Algún día papá quién sabe a lo mejor mañana me presento en casa con novio –dije riéndome por la cara que puso
-No tengas prisa por encontrarla, aún eres joven vive la vida.-Me dijo él sonriéndose
-De acuerdo –dije y terminé de poner la mesa
Mi madre bajó al salón y se acercó a mí.
-¿Qué haces princesa? – me preguntó
-Nada del otro mundo estaba buscando algunas cosillas que me hacen falta para lo del programa, ¿ya estás más relajada? – le pregunté
-Sí, ya no me siento cansada –dijo riéndose y se fue hacia la cocina-Rubén, ¿Qué hay de comer? – Preguntó curiosa – Huele bastante bien – dijo ella sonriéndose.
-De primero espaguetis a la carbonara, de segundo pollo frito y patatas y de postre tarta de manzana o de arándanos.
-Que bien –dijo riéndose
Yo me acerqué hasta ellos y mi padre se nos quedó mirando a mi madre y a mí.
-¿Qué pasa papá? –Dije riéndome
-Que te pareces muchísimo a tu madre y eso me gusta.
-Bueno es mi madre, es normal que me parezca a ella.
-Ahora que me fijo tienes el mismo pelo rizado, castaño oscuro, su nariz y sus labios –Me dijo él sonriéndome.
-Sí, pero tienes los ojos claritos de tu padre,  de cuerpo eres igual delgada y tienes una cosa que ojalá hubiese tenido yo- dijo  ella sonriéndole.   
-¿El qué? – pregunté
-Tienes la misma forma de tocar, pones la misma fuerza, las mismas ganas y el sentimiento que pone tu padre cuando él toca, pero también tienes el privilegio de poder imitar cualquier voz y eso es bastante bueno. –Dijo ella y me sonrió.
-Me alegra saber eso, es normal que sea así de bonita y de buena cantante y guitarrista, teniendo unos padres así, ¿quién no sale perfecta? – pregunté riéndome
-Qué razón llevas Luz – Dijo él.
-¿Con cuántos años me tuviste mamá?  - Le pregunté
-Con 19 años, ¿Por qué? – Me preguntó ella con curiosidad
Mi padre se empezó a reír.
-¿De qué te ríes Rubén? –le preguntó ella.
-De que el tiempo ha pasado muy deprisa y que sin darnos cuenta casi ya llegamos a los cuarenta porque yo ahora tengo 35 y tú 34.
-Bueno pero seguimos siendo jóvenes-dijo mi madre riéndose
-Eso es verdad seguimos siendo jóvenes pero hay que reconocer que ya no podemos ir con las pintas con las que íbamos antes…-dijo él
-Pero seguimos siendo heavies, ¿o no? – preguntó mi madre riéndose
-Claro que sí –Dijo él riéndose con ella.
-Luz, ¿por qué me has preguntado eso? –me preguntó mi madre
-No, nada por curiosidad… -Dije.
-A comer todo el mundo que esto está terminado.- Dijo mi padre.
Después de comer salimos por New York a darnos un paseo, nos comimos un helado fuimos a Central Park  y para merendar nos comimos unos perritos calientes cerca de un estanque con patos.
Yo llegué a casa reventada y no quise cenar así que dejé que mis padres cenaran a gusto y me fui a la cama.

-No quiero cenar, me voy a la cama me duelen los pies de tanto andar –les dije -  hasta mañana – dije dándole un beso en la mejilla a mi padre y otro a mi madre
-Hasta mañana princesa –me dijo mi padre
-Hasta mañana cielo- me dijo mi madre
En cuanto me puse el pijama me tumbe en la cama y me quedé total y profundamente dormida.
Mientras en el salón…
-¿Quieres cenar algo? – Le preguntó él.
-No, no tengo hambre, pero si me apetecería una copa de vino- le dijo ella con una sonrisa
-Eso está hecho – Cogió las copas y el vino, las llevó a la mesa del comedor enfrente del televisor.
-Bueno, ¿Qué es lo que querías decirme?-Le preguntó ella curiosa.
-Susan… Sé que llevamos algún tiempo separados y yo te sigo amando, cada día que pasa te echo más y más de menos… No aguanto no estar sin ti… Quiero que te vengas aquí a vivir con nosotros, no te preocupes por el trabajo o por la casa, ya sabes que gano lo suficiente como para mantener a 3 familias juntas… Pero por favor vuelve…
-Rubén cumpliste tu sueño, te hiciste guitarrista profesional, sé que abandoné mi sueño y abandoné la música, pero, ¿por qué te hiciste representante? – Le preguntó ella confusa- ¿Por qué no volviste a casa con nosotras? No sabes la de veces que te he necesitado abrazar y besar… No sabes las lágrimas que se han caído por mis mejillas… Y ahora tú me dices que vuelva contigo aquí a New York… Sabes que tengo a mi familia en España y no puedo dejarles solos… Mi madre está muy mayor y necesita mi ayuda.
-Amor escúchame por favor… Tienes tres hermanos más que pueden ayudarla… Te necesito a mi lado Susan sin ti no soy nada…-¿Sabes lo que quiero hacer ahora mismo? – Le preguntó el acercándose poco a poco.
-¿Qué quieres hacer? – preguntó confusa
-Quiero besarte, quiero volver a sentir que eres mía, quiero volver a sentir que me amas como yo te amo a ti… Quiero que vuelvas a llenar mi mundo de ilusión y de color, princesa te necesito desde que te juré amor eterno por primera vez… ¿Lo recuerdas? –le preguntó él se acercó mucho más a ella puso su mano en la mejilla de ella- Te amo – le susurró cerca de sus labios y la besó despacio, fue un beso tierno-, vuelve a casa por favor… - Se separó de ella despacio…
-Está bien volveré, pero creo que volverá a ser lo mismo de antes Rubén, ahora tienes un grupo que representar y tienes que ir con ellos y todo, estarás fuera de casa como lo estabas antes, eres mi marido, ¿sabes cuantos días podía verte después de 4 o 5 meses que estuvieses fuera de gira con tu grupo? Tan solo te veía 2 días no quiero que vuelva a pasar eso…- Ella puso cara de tristeza y se emocionó.
-Susan mi vida, tesoro, escúchame no tengo porque estar fuera tanto tiempo, ahora lo máximo que estoy con el grupo es 1 o 2 semanas cada 2 o 3 meses… no estoy más tiempo tengo una hija a la que cuidar… y ya sabes que cambiaré de trabajo si tú me lo pides…-Dijo él.
-No quiero que cambies de trabajo lo único que quiero es que te quedes con nosotras para siempre y que no te vayas nunca más de nuestro lado Rubén… porque te sigo amando y cada vez que no estás soy la persona más triste del mundo… y no quiero volver a serlo…yo me vengo a vivir aquí con vosotros pero quiero que estés todos los días con nosotras…por favor…-Ella le habló seria y le besó.
-Gracias- le dijo él – Gracias por volver a mi lado- La abrazó
-Nunca me he ido de tu lado siempre he estado ahí contigo –Ella se emocionó
Rubén subió a Susan a su cuarto y durmieron abrazados.
Rubén mientras la acariciaba el pelo.
Ya era por la mañana cuando ella abría los ojos.
-Buenos días preciosa –Dijo él sonriéndola
-Buenos días cielo-dijo ella y se abrazó
-¿Sabes que me encantas cuando te despiertas por las mañanas?-le dedico una sonrisa
-¿Enserio? Pero si todavía estoy adormilada– dijo ella riéndose.
-Eso lo había escuchado antes- dijo él y la empezó a hacer cosquillas
-No Rub, no me hagas cosquillas no, ¡ah! – Dijo riéndose –Amor por favor controla
-¿Cómo voy a controlar si está aquí el amor de mi vida, mi tesoro más preciado y la madre de mi hermosa hija? – dijo él riéndose
-Te amo –dijo ella y le dio un beso.- ¿Qué hora es amor? – le preguntó ella
-Las 7:30 de la mañana, ¿por qué?-preguntó curioso
-Me voy a dar una ducha
-De acuerdo, si necesitas algo estoy en el otro baño yo también me ducharé
Después de la ducha los dos empezaron a vestirse.
Mi madre entró en mi habitación. Pero cuando entró en la habitación se encontró con que la cama estaba hecha y que todo estaba totalmente ordenado.
Bajó al salón mientras Rubén se terminaba de vestir y vio una nota que les dejé en el frigorífico porque sabía que se les iba a olvidar así que les puse.

Queridos papá y mamá no sé si sabéis que hoy es día 30 y que tengo el primer ensayo del programa supongo que se os habrá pasado no pasa nada si queréis saber donde estoy  ya sabe papá donde tiene que venir a verme, no os preocupéis por mi nos vemos al final del ensayo un beso
Os quiere Luz.

Susan se quedó con la nota en la mano y cuando Rubén bajó se la encontró pálida frente al frigorífico.

-Amor ni que hubieras visto un fantasma que te pasa-le dijo besándola en el cuello
-Luz se ha ido sola al ensayo del programa- Se puso seria
-¿Cómo, hoy es día 30? Mierda lo había olvidado
-Desayunamos y nos vamos para allá-Dijo con tono nervioso en la voz.
-De acuerdo- Dijo él y empezó a preparar los cafés.

Después de desayunar se presentaron en el plató y vieron a Luz

-Luz estás loca- Se acercó a mi nerviosa
-¿Por qué mamá?
-¿Por qué te has venido tu sola al plató?- Preguntó mi padre
-Porque estabais en la ducha y se me hacia tarde y supuse que se os habría olvidado así que cogí un taxi y me vine- dije con tranquilidad
-Bueno por esta vez te lo paso, pero a la próxima jovencita te quitaré la guitarra –dijo mi padre  sonriéndome
-Papá- dije quejándome
-Es broma Luz, pero la próxima vez recuérdamelo un día antes o unas horas antes para que yo te traiga entendido-me preguntó
-De acuerdo lo siento –les dije sonriéndoles

Fui al programa, toqué un par de canciones  la primera fue Wanted dead or alive de Bon Jovi  y la segunda fue Here I Go Again de WhiteSnake.
La puntuación era de 20 sobre 20 y yo conseguí un  18 sobre 20 que muchos de mis contrincantes no lo consiguieron porque casi todos se quedaron en un 16.
Así que me animé a seguir adelante.
Mis padres se pusieron muy contentos cuando les dije mi nota.
Nos fuimos a comer fuera.
Al día siguiente tenía que volver a ir pero esta vez tendría que tocar 4 canciones, no se me da mal tocar ni cantar, y me propuse ensayarme canciones un pelín más difíciles.
Conseguiré cumplir mi sueño.

1 comentario:

  1. Ya está el segundo capítulo espero que os guste un beso.

    ResponderEliminar